Cursos de formación

Página Web Recomendada

Dietetica Herbolario Casa Pia
Reflejos primarios PDF Imprimir E-mail
Kinesologia Tarragona

Reflejos primarios

Un ruido fuerte, súbito o la sensación de caer hacen que el bebé estire las piernas, los brazos...

REFLEJOS PRIMARIOS

En todos los bebes se activan una serie de "reflejos", que aproximadamente a la edad de tres años debieran haber desaparecido o haber sido integrados.

Estos reflejos son utilizados en pediatría para evaluar el desarrollo del bebe. Si estos "reflejos primarios" persisten, o no se integran y permanecen activos cuando ya no corresponde, pueden ser la causa de serios problemas de aprendizaje y comportamiento en niños y adolescentes e incluso en adultos.

Algunos de los síntomas pueden ser memoria deficiente, falta de concentración, comportamiento perturbador; dislexia, hiperactividad y tendencias obsesivas.

Estímulos, percepción e integración visual.

Se analizan en profundidad las vías visuales, desde que la luz entra en el ojo hasta el cortex cerebral. De gran utilidad en el campo educativo y de la terapia.

Aporta la información esencial sobre los reflejos y cómo identificarlos, cómo evaluarlos y lo mas importante la secuencia sensorial-motora programada para deshacer estas complicaciones.

Es útil y práctico aplicado a niños o personas con dificultades sociales, emocionales, físicas y/o académicas.

Kinesologia Tarragona

¿Por qué reflejos primitivos o primarios?

Los reflejos primitivos son probablemente el factor más importante que afecta nuestra habla, actitud, comportamiento, respuesta a la vida, aprender y conseguir nuestro potencial, académica, física y socialmente.

Los reflejos primitivos son respuestas automáticas y mecánicas del Sistema Nervioso Central a estímulos que se producen antes del desarrollo de los movimientos voluntarios.

Cuando un grupo de reflejos primitivos queda desinhibido durante el proceso normal de desarrollo, se convierten en el factor dominante y controlador, particularmente en momentos de estrés, cuando se está bajo presión o cuando se aprende algo nuevo.

A veces, con determinación, los reflejos se pueden superar, pero requiere un gran esfuerzo superarlo y entonces ese esfuerzo no se puede dedicar a la actividad que se esta realizando.

Los reflejos primitivos activos sobrecargan al SNC y reducen la disponibilidad para aprendizaje avanzado, lo cual se traduce en respuestas inmaduras e inapropiadas y dificultades de aprendizaje y comportamiento que se hacen visibles en casa o en la clase.

La buena noticia es que podemos actuar sobre estos reflejos y el desarrollo físico, social y mental asociado.

El curso trata sobre profundizar más con respecto a los desafíos de aprendizaje /comportamiento

El que no para:

No es realmente hiperquinético pero los profesores a menudo les etiquetan como "hiperactivos o inmaduros". Parece que estén constantemente moviéndose como un gusano, deslizándose por la silla hacia debajo de la mesa, se inclinan encima de la mesa, rodean las patas de la silla o la mesa con sus piernas, se ponen de rodillas en la silla, o colocan una pierna en medio del pasillo para que otros se tropiecen.

El destrozador de lápices:

Parece que no pueden controlar su lápiz, excepto cuando presionan tan fuerte que rompen la punta. Empiezan la mañana con un lápiz nuevo, y se pasan el resto del día con un afila puntas.

El olvidadizo:

Sabe las letras o los números perfectamente un día, pero al siguiente actúan como si nunca antes los hubieran visto. Deletrean las palabras perfectamente en casa, y al día siguiente suspenden su examen de ortografía. El olvidadizo lo intenta - atiende- pero simplemente parece que no retiene nada.

El desordenado:

Parece que no hay manera que se organicen. Confunde b y d, p y q, no distingue entre derecha e izquierda; no es capaz de seguir direcciones.

El patoso:

Siempre se le caen las cosas e incluso puede caerse de la silla al inclinarse para recoger algo. Tropiezan consigo mismos, chocan contra objetos o los tiran. A menudo es el payaso de la clase ya que intenta disimular riéndose de las torpezas.

El que está mirando las musarañas:

Se distrae por cualquier cosa y parece no poderse concentrar en nada el tiempo suficiente para poderlo aprender. Sus ojos van de aquí para allá, mirándolo todo menos la tarea que le toca hacer.

El bomba:

Explosiones de acción pero no tiene control. Todo se hace deprisa y corriendo, parece no poder hacer nada lentamente o con cuidado. El bomba se tira a hacer una tarea sin saber exactamente lo que tiene que hacer y se rinde cuando se presentan las dificultades. Intentan hacerlo todo de golpe con la esperanza de que algo saldrá bien. El bomba comienza con una explosión pero casi nunca acaba nada.

El que preocupado:

Padece de excesiva ansiedad y tiene miedo del fracaso. No tiene confianza en sí mismo y no confían en que comprenden lo que tienen que hacer. Siempre preguntan "¿Está bien?". El miedo al fracaso a menudo puede ser lo suficientemente fuerte como para no empezar con la tarea, basándose en la premisa que si se niegan a intentarlo, no fracasarán.

El popurrí:

El niño que tiene un poco de todo lo mencionado.

Comportamiento

Reflejos

El que no para

 

 

El destrozador de lápices

 

 

El olvidadizo

 

 

El desordenado

 

 

El patoso

 

 

El que está mirando las musarañas

 

 

El bomba

 

 

El que preocupado

 

 

El popurrí

 

 

El sistema vestibular

De manera breve y superficial, el aparato vestibular, la mácula del utrículo y del sáculo, la ampolla de los canales semicirculares y conductos y sus órganos respectivos, el nervio vestibular y el núcleo, y el cerebelo están todos implicados en el mantenimiento del equilibrio.

Los canales/conductos semicirculares detectan el ritmo de cambio o rotación de la cabeza en cualquier plano. Esto se llama aceleración y deceleración angular.

Predicen que la persona está girando y se desequilibrarán si no se hace una corrección.

Los utrículos también son importantes a la hora de mantener el equilibrio.

La macula del utrículo y el sáculo con su orientación que varía, junto con la de las células ciliares detectan la posición de la cabeza en el espacio.

El cerebelo integra la información que recibe del sistema vestibular y todos los otros sistemas del cuerpo y responde con respuestas apropiadas que cuidan del tono muscular, coordinación y sinergia de los patrones de movimiento.

El aparato vestibular es el órgano sensorial principal que el niño utiliza para detectar sensaciones asociadas con el equilibrio.

Más adelante, el SNC depende más sobre una multitud de señales exteroceptivas y propioceptivas del cuerpo entero, además de entrada visual y funciones integrativas del cerebelo para orientarse en el espacio.

Por lo tanto, la información apropiada debe ser detectada por el sistema nervioso, para la orientación de la cabeza respecto a cada uno. Las sensaciones exteroceptivas también son importantes en el mantenimiento del equilibrio.

Si hay un mal funcionamiento del aparato vestibular y de alguna de la información propioceptiva del cuerpo, la retroalimentación es de gran importancia en el mantenimiento del equilibrio.

Las reacciones de equilibrio no están presentes al nacer. Sin embargo, se desarrollan progresivamente al presentarse la necesidad para mantener el equilibrio para la función independiente, especialmente al mantenerse de pie y andar.

Tractos Vestibuloespinales y los núcleos Vestibulares.

Cuatro núcleos vestibulares integran los inputs provenientes de las dos clases de sensores sensitivos, la ampolla crestada de los canales semicirculares y la mácula del sáculo y utrículo. Los tractos vestíbulo espinales de los núcleos vestibulares siguen caminos tanto ipsilaterales como contra laterales hacia los l músculos y juegan un papel significativo en los reflejos de Gateo y Cloacales. Los núcleos vestibulares también mandan y reciben información proveniente de los diferentes núcleos que controlan los movimientos de los ojos integrando el movimiento ocular con las posiciones de la cabeza

Desarrollo postural

El comportamiento postural total es el resultado de la interacción de todos los reflejos y su interacción e integración forman la base de técnicas y movimientos normales, voluntarios.

La espiral ascendente se mueve de una forma integradora desde la excitación en masa a movimientos corticales controlados y voluntarios en una secuencia céfalo-caudal, proximal-distal y grueso-fino. Con la maduración y la integración de centros inferiores contribuyendo con el desarrollo de centros superiores, los movimientos en masa se integran y están dirigidos a un objetivo, los cuales dependen del control superior localizado en el SNC.

Para comprender e interpretar los procesos normales del desarrollo sensor motor; ya que este se relaciona con el desarrollo de comportamientos posturales normales y patrones totales de coordinación motora; será necesario:

1. Identificar y secuenciar reflejos posturales, de desarrollo y normales.

2. Relacionar secuencias de reflejos posturales con desarrollo sensor motor.

3. Colocar reflejos posturales en su "perspectiva apropiada para movimiento, tono e inervación".

En el nacimiento, el cuerpo está bajo el control no-opuesto de los centros inferiores del SNC, los cuales generan básicamente movimientos y posturas reflejas involuntarias. El bebé está influenciado por reflejos neonatales, que están estereotipados y son repuestas predecibles. El cuerpo responde mecánica y automáticamente a un número de influencias, como posiciones del cuerpo y la cabeza. Esto afecta a cambios en el tono muscular, los cuales a su turno afectan a la postura y/o el movimiento en una serie de patrones consistentes llamados "'primitivos' redesignados respuestas modelo específicas y automáticas", que son provocados por un estímulo particular y que no implica ningún control consciente.

Durante el primer año hay una gran maduración que ocurre en el SNC. Como hemos afirmado anteriormente, el bebé en el nacimiento en el ámbito motor está a un nivel primitivo, tosco, a un nivel reflejo. Sus movimientos son automáticos sin ningún componente de control voluntario ni dirigidos con un sentido.

Los reflejos primitivos, posturales primeramente implican cambios en el tono y la distribución, lo cual afecta a la postura y el movimiento. A estos el cuerpo responde mecánica y automáticamente. A medida que los centros superiores del SNC maduran, gradualmente suprimen las influencias de los reflejos primitivos, que entonces integran modelos reflejos involuntarios para desarrollar una mayor cantidad de movimientos voluntarios. Cuantos más modelos primitivos motores son modificados, más modelos subsecuentes se desarrollan secuencialmente, construyéndose de un modelo al siguiente en una secuencia gruesa a fina.

Por lo tanto, aproximadamente a los quince meses el sistema motor madura y progresa a un nivel alto en funciones motoras básicas de manera que el niño es capaz de realizar varias habilidades motoras. El desarrollo de estas funciones y técnicas tempranas es el fundamento y las bases para el desarrollo sensor motor futuro.

Hay cuatro componentes básicos en estos patrones de movimiento que son necesarios para poder adquirir habilidades motoras. Es necesario tener modelos de desarrollo grueso de movimiento dirigidos a la posición estable, especialmente contra la gravedad.

1. El componente principal es el control de la cabeza, que es de mucha influencia en el desarrollo de distribución tonal y del movimiento motor.

2. Es necesario haber aumentado el tono extensor (el bebé nace con un predominante tono flexor reflexivo) para así poder establecer el mantenimiento de posiciones contra la gravedad.

3. El tercer componente y una de las mayores consecuencias, es la habilidad de rotar alrededor del axis corporal, de esta manera formar los componentes rotatorios para el desarrollo de reacciones de corrección y niveles altos de desarrollo sensor motor.

4. Finalmente, las reacciones de equilibrio se desarrollan, haciendo posible el mantenimientos del equilibrio mientras estamos sentados, de pie o andando. Como resultado, las extremidades superiores se liberan de su temprana función de punto de apoyo, para pasar a ser herramientas para actividades manipulativas y que requieran precisión. El desarrollo de estas funciones es el fundamento y la base para todo el desarrollo futuro sensor motor.

El comportamiento motor se puede ampliamente dividir en dos clases de componentes, motor grueso y fino. El grueso motor implica el uso hábil del cuerpo como un todo e incluye la postura y la movilidad. El motor fino implica el uso de partes individuales del cuerpo, especialmente las manos y otros grupos de músculos pequeños.

La postura tiene dos componentes, estar de pie y el equilibrio. Estar de pie requiere la contracción antigravedad muscular constante para mantener el cuerpo en la posición erguida, mientras que el equilibrio mantiene el centro de gravedad y evita que caigamos.

Preyer fue el primero en notar que la movilidad fetal ocurre varios días antes de que los estímulos sensoriales pasen a ser efectivos en provocar reflejos; una observación que implica que el sistema motor eferente empieza a funcionar antes que los sistemas sensoriales aferentes. Llamó a estos movimientos "movimientos impulsivos". Con la introducción de la ultrasonografia lineal en tiempo real se sabe que ambos movimientos, espontáneos y provocados, se pueden detectar a la 7 semanas y media.

 
Paginas web tarragona - reus